The close-talker, the big bucket (2011)

Septeto de cobres y percusión

Los instrumentos pertenecientes a la familia de los bronces cuentan con un sonido de una presencia física muy fuerte. Esta característica me dio la idea de trabajar con el espacio, tanto a nivel de la ubicación de la fuente del sonido como a nivel de la calidad acústica de un lugar específico. Esta reflexión fue el eje de una serie de transformaciones y manipulaciones de la “corporalidad” de estos instrumentos. En el desarrollo continuo y camaleónico de la pieza se alcanzan a entrever las cejas espesas del fantasma de Edgard Varèse. El close-talker no les susurra a la oreja; él les habla fuerte a apenas algunos centímetros de distancia de sus narices.

Advertisements